Archivos de la categoría ‘Jaime’

Constanţa

Publicado: 3 julio, 2011 en Jaime

La Erasmus se está acabando, y para algunos ya se ha acabado… por ejemplo, mi piso ya se quedó cojo, pero hoy esta apunto de caerse, en breve dejaré que se caiga cuando me toque marcharme (todo metafóricamente, claro).

Bueno, antes de que se empezaran a marchar, hicimos un viaje, el último largo, a la ciudad costera de Constanţa. Existía la posibilidad de ir a otras ciudades, pero como hacía buen tiempo… ¿a quién no le apetece unos días de playa a finales de junio? Nada más lejos de la realidad, el tiempo fue horrible y sólo pudimos meter los pies en las aguas del Mar Negro.

En cuanto a la ciudad de Constanţa, me defraudó un poco. Según dicen es de las zonas más ricas de Rumanía, ya que es muy turística por sus playas y las fiestas de Mamaia, pero su aspecto no es el esperado para una zona tan turística, por ejemplo el edificio más representativo, el Casino, es un edificio abandonado con las ventanas rotas… bien podrían hacer un museo o algo, ya que tiene una muy buena localización. Otro dato curioso, es que nada más llegar allí, nos comentaron que tuviésemos cuidado con carteristas y demás, aunque a nosotros no nos pasó nada.

Las Siete Escaleras

Publicado: 24 junio, 2011 en Jaime

Sábado por la noche, centro de Brasov y el aventurero R4cc00n propuso una ruta de senderismo aquí al lado de Brasov. La ruta era el ascenso al monte Piatra Mare, a través del Cañón de las Siete Escaleras (Canionul Sapte Scari, como dicen por aquí).

Domingo por la mañana, partimos hacia Timişu de Jos. La ruta empieza por un descampado dónde la gente empezaba a preparar las barbacoas para pasar un bonito día de campo. Continuamos por la ribera del río que desciende desde arriba y ya empieza el terreno a subir… cuando quieres darte cuenta llegas al Cañón de las Siete Escaleras, se trata de un pasillo metálico anclado a las paredes de la roca, por dónde puedes subir entre saltos de agua. Impresiona lo bonito que es aquello, pero sobre todo la sensación de seguridad que dan los anclajes de dicho pasillo, por no hablar de que un paso en falso y te caes por los huecos que hay entre las tablas de madera que conforman la pasarela.

Después de atravesar el cañón y de subir por caminos de cabras, bastante escarpados, llegas a la cabaña de Piatra Mare, un pequeño refugio dónde puedes beber y comer algo. Allí nos encontramos a nuestros amigos los burros, que nos querían quitar la comida. Hasta ahí llegamos, desde arriba puedes observar unas vistas increíbles, sorprende la frondosidad del bosque rumano, precioso.

                                                                      

Lago Santa Ana

Publicado: 17 junio, 2011 en Jaime

Mucho tiempo sin actualizar, pero entre exámenes y proyectos, la cosa ha estado apretada como se pueden imaginar.

Bueno a lo que vamos, aprovechando que “se nos va la Erasmus” (dijimos esa frase en noviembre… y ahora parece que se va haciendo más realidad), la ESN de Brasov, decidió organizar una fiesta de despedida en uno de los parajes más bonitos de Rumanía, el Lacul Sfanta Ana. Parecía que el buen tiempo iba a acompañarnos, nada más lejos de la realidad, casi suspendemos el viaje por la lluvia aunque al final decidimos tirar para adelante, y si llovía pues que lloviese.

Todo estaba planeado, teníamos coches para ir allí y los maleteros llenos de comida, así que al final nos plantamos allí. Nos hospedamos en un bonito hotel de montaña, dónde estuvimos muy bien, ya que nos facilitaron un lugar para resguardarnos de la lluvia, muy intensa por cierto, y dónde pudimos hacer nuestros “asaderos”. No pudimos salir del complejo en todo el día por la lluvia, aunque eso no fue ningún problema, digamos que no lo pasamos mal, con buena compañía, no hay momentos malos.

Al día siguiente, y después de un buen desayuno, fuimos a ver el motivo del viaje, el Lago Santa Ana. Amaneció un día casi despejado, pero un poco antes de llegar, empezó otra vez a llover. La carretera hasta llegar allí es impresionante, muchas veces te daba la sensación de estar en un túnel, rodeado e incluso tapado por la frondosidad de la naturaleza, es algo que impresiona. Comimos allí y aunque el tiempo no acompañaba, más de uno probó el agua…

Como suele pasar, cuando nos volvíamos para Brasov, salió el sol… aún lloviendo, fue un gran fin de semana.

Gracias a todos y en especial a la ESN.

Eslovaquia

Publicado: 2 mayo, 2011 en Jaime

Eslovaquia es un pequeño país centroeuropeo, además de la etapa final de nuestro viaje. Es un país “joven” ya que se dividió de la antigua Checoslovaquia en 1993.

  • Bratislava.

Dentro de Eslovaquia la primera parada fue Bratislava, capital del país. La idea era estar en Bratislava una noche, aunque me hubiese quedado más tiempo, más que nada por el hostal en el que estuvimos, el Blues hostel. No se puede decir nada malo de ese hostal por la simpatía tanto del personal, como de los que estaban hospedados allí, incluso nos invitaron a cenar.

Siguiendo la recomendación del hostal, fuimos a hacer un tour gratuito, a pie, por la ciudad. En un par de horas, te recorres todo lo más importante de la ciudad, ya que es una ciudad con poco que ver, aunque tiene su encanto.

Para comer fuimos a un restaurante típico eslovaco, dónde probamos el Bryndzové Halušky, una especie de fideos con queso de oveja y trocitos de bacon, muy recomendable.

En el siguiente slide, se pueden ver algo de lo más significativo de Bratislava.

  • Košice.

Es una ciudad en el este del país. Nosotros la visitamos por que es la ciudad de una amiga que estuvo con nosotros en Brasov, y la verdad que tiene razón, es mucho más bonita que la capital. Además en estas fechas está albergando, junto con Bratislava, el Mundial de Hockey sobre Hielo, y en 2013 será Capital Europea de la Cultura junto con Marsella.

Todos los monumentos están en torno a la calle principal, la imponente catedral gótica de Santa Isabel, el conjunto de estatuas dónde se encuentra la de la Inmaculada, que se construyeron en conmemoración de la epidemia de peste que asolaba la zona, así como el teatro en el centro de la plaza. Como curiosidad, en esta calle se simboliza el pequeño arroyo que atravesaba la ciudad, mediante un pequeño canal.

Y si en Bratislava probamos la comida eslovaca, en Košice probamos la bebida. Comenzando con un licor de pera, hruška, distintos tipos de cerveza como la Zlatý Bažant, bastante buena. Aunque lo que más me sorprendió fue la Kofola, una especie de Coca-cola si te fijas en su color, pero con diferente sabor.

Pasamos dos días allí y fueron estupendos.

Dakujem Sesternica!

Viena

Publicado: 22 abril, 2011 en Jaime

Después pasar unos bonitos días en Budapest, decidimos ir a Viena. Para llegar hasta allí desde Budapest,  cogimos un autobús y en un poco menos de 3 horas nos plantamos en la capital de Austria.Todo parecía indicar que nos iba a llover durante nuestros días allí, y efectivamente así fue. Mi primer recuerdo en Viena es sacar mi paraguas y que el viento me lo destrozara nada más abrirlo.

Después de hacer el check-in en nuestro “fantástico” hostal, parecía un laberinto (haciendo honor a su nombre) además de estar en obras o algo similar, poco recomendable.

Comenzamos nuestra visita, como buenos turistas, por la oficina de información donde nos aconsejaron que ver, nos facilitaron un mapa de la ciudad y dónde pudimos comprar el abono de transporte para 24 horas, ya que con la previsión de lluvia era más fácil resguardarse en un tranvía o un metro y esperar a que deje de llover mientras vas de un sitio a otro.

Lo primero que visitamos fue el Palacio Hofburg, es un complejo gigantesco en pleno centro, que fue residencia de la familia Habsburgo, donde se encuentra la Bibiloteca Nacional y la Escuela Española de Equitación de Viena, el museo de Sisi Emperatriz, entre otros edificios y museos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al lado del Palacio Hofburg, se encuentra la bonita plaza de Santa Teresa, dónde se encuentran el Museo de Historia del Arte y el Museo de Historia Natural, son dos edificios prácticamente iguales. Al lado de la plaza, aprovechando que paró de llover, visitamos el Parlamento austriaco, un edificio que pretende recordar a la antigua Grecia, cuna de la democracia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En la misma calle del Parlamento se encuentran otros dos edificios significativos de la ciudad, uno que parecía una catedral, pero nada más lejos de la realidad es el Ayuntamiento de Viena y el Burgtheater justo en frente del primero.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aprovechando la buena mañana, nos dimos un paseo por todas las calles típicas del centro hasta llegar a Stephansplatz, la plaza de la imponente Catedral de San Esteban, dónde nos empezó a diluviar y tuvimos que refugiarnos en los soportales de la plaza. Al caer la tarde y tras pasar un rato en el metro y algún que otro tranvía esperando a que dejase de llover, llegamos Karlsplatz para poder ver la Iglesia de San Carlos Borromeo, la vista de esta iglesia es impresionante, con un pequeño lago, en el cual se ve reflejada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Es una ciudad de arquitectura clásica, entre todos sus edificios se debe mencionar la Opera de Viena. Pero entre  sus líneas clásicas de aspectos uniformes, destacan el barrio de Hundertwasserhaus que con sus curvas y sus colores dan la nota alegre a la ciudad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Viena destaca por sus numerosos museos y, por supuesto, por sus tres palacios: el ya comentado de Hofburg, el Palacio Belvedere y el Palacio de Schönbrunn. Son construcciones que impresionan por su tamaño y por la belleza de sus jardines.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hasta aquí Viena,  como dice el amigo R4cc00n…. to be continued…

Budapest

Publicado: 19 abril, 2011 en Jaime

Hace un tiempo que teníamos en mente poder visitar la ciudad de Budapest, todos nuestros compañeros que habían pasado por allí, nos la recomendaban: “tenéis que ir, es alucinante”. Así que empezamos a planificar el viaje, sin fecha de vuelta, ya que queríamos visitar alguna que otra ciudad más.

El día 7 de abril y partiendo desde el aeropuerto de Târgu Mureş, para ir a Budapest es el más barato de Rumanía, y en una horita nos plantamos en Hungría. Al llegar al aeropuerto, notas que poco tiene que ver con Rumanía, es una ciudad más europea por así decir. Tras coger un autobús, que te lleva a la parada de metro y llegar a nuestro hostal, empezamos a andar por la ciudad y la verdad que te encuentras con edificios que impresionan.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras dar un paseo por la ciudad en torno a la calle peatonal Váci Utca, una de las más importantes de la ciudad y paralela al río Danubio, para llegar en torno a la puesta de sol al Puente Széchenyi , o simplemente Puente de las Cadenas, quizá el más emblemático de la ciudad. Desde el cual se puede observar el Castillo de Buda y el Bastión de los Pescadores, al otro lado del río.

Continuamos el paseo, hasta toparnos con la Basílica de San Esteban, un edificio religioso inmenso y que con sus dos torres constituye uno de los puntos más altos de la ciudad de Budapest. En nuestra vuelta hacia el hostal, nos sorprendió encontrarnos con una plaza abarrotada de gente bebiendo en la calle,  algo que nos recordó en cierta manera a España.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al día siguiente decidimos subir a la ciudadela, donde se consiguen unas vistas impresionantes de toda la ciudad., pero a nuestro paso por el mercado paramos para comer el típico Langos húngaro, una especie de masa de pan frito, al que le puedes añadir cualquier cosa.

Cuando bajamos de la ciudadela, volvimos a subir por un funicular en dirección al Castillo de Buda, donde se consiguen unas impresionantes vistas del Puente de las Cadenas con el Parlamento al fondo. El Parlamento de Budapest, aunque más pequeño que el de Bucarest, es otro de los edificios públicos más grandes. A continuación de ver el Palacio de Buda, fuimos hacia el Bastión de los Pescadores, un monumento en honor a los pescadores que defendieron esa parte de la ciudad en la Edad Media. Al caer la tarde fuimos a ver el túnel del Castillo de Buda, una de las supuestas maravillas subterráneas del mundo, aunque en mi opinión, deja mucho que desear.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La parte de ocio en la ciudad de Budapest es variada, puedes optar por un día relajante en uno de sus balnearios-spa, pasar un divertido día en su parque de atracciones “Vidampark” o ir a tomar algo en uno de sus numerosos pubs. Destacando sobretodos estos, el famoso “Pub Szimpla” una casa antigua reconvertida en un local con una decoración impresionante y buena música.

Aquí no acabó nuestro viaje, próximamente el resto.

Sighişoara

Publicado: 27 marzo, 2011 en Jaime

Aprovechando un esplendido día de sábado, decidimos ir a visitar una ciudad del centro de Rumanía, a unos 120 km de Brasov y a unas 3 horas de tren rumano, Sighisoara, la ciudad medieval mejor conservada de Europa, o eso he podido leer, además de ser declarada en 1999 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Es una ciudad pequeñita, y la primera impresión que te llevas no es muy grata, ya que te topas de frente con la Rumanía profunda y que todos pensábamos antes de venir aquí. Una vez que avanzas por la ciudad te encuentras con la catedral ortodoxa, un imponente edificio blanco. Una vez cruzas el río Tarnava, se puede observar la ciudad medieval, situada en la colina.

 

 

 

 

 

 

Después de hacer una parada técnica para reponer fuerzas, continuamos con la visita hacia la ciudadela, la verdad que impresionan las vistas desde arriba, y sobretodo la torre del reloj de 64 metros y construida en 1556, dónde se sitúa un museo de historia. Como curiosidad, cuando asciendes a la torre puedes ver las distancias que la separan de las capitales europeas, quedando Madrid a unos 2360 km.

 

 

 

 

 

Después de ver la casa donde el supuesto Drácula nació, la casa de Vlad “el empalador” y de visitar la escalera cubierta construida para dar acceso a la Iglesia, decidimos relajarnos en una buena terracita, esperando el tren de regreso.