Viena

Publicado: 22 abril, 2011 en Jaime

Después pasar unos bonitos días en Budapest, decidimos ir a Viena. Para llegar hasta allí desde Budapest,  cogimos un autobús y en un poco menos de 3 horas nos plantamos en la capital de Austria.Todo parecía indicar que nos iba a llover durante nuestros días allí, y efectivamente así fue. Mi primer recuerdo en Viena es sacar mi paraguas y que el viento me lo destrozara nada más abrirlo.

Después de hacer el check-in en nuestro “fantástico” hostal, parecía un laberinto (haciendo honor a su nombre) además de estar en obras o algo similar, poco recomendable.

Comenzamos nuestra visita, como buenos turistas, por la oficina de información donde nos aconsejaron que ver, nos facilitaron un mapa de la ciudad y dónde pudimos comprar el abono de transporte para 24 horas, ya que con la previsión de lluvia era más fácil resguardarse en un tranvía o un metro y esperar a que deje de llover mientras vas de un sitio a otro.

Lo primero que visitamos fue el Palacio Hofburg, es un complejo gigantesco en pleno centro, que fue residencia de la familia Habsburgo, donde se encuentra la Bibiloteca Nacional y la Escuela Española de Equitación de Viena, el museo de Sisi Emperatriz, entre otros edificios y museos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al lado del Palacio Hofburg, se encuentra la bonita plaza de Santa Teresa, dónde se encuentran el Museo de Historia del Arte y el Museo de Historia Natural, son dos edificios prácticamente iguales. Al lado de la plaza, aprovechando que paró de llover, visitamos el Parlamento austriaco, un edificio que pretende recordar a la antigua Grecia, cuna de la democracia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En la misma calle del Parlamento se encuentran otros dos edificios significativos de la ciudad, uno que parecía una catedral, pero nada más lejos de la realidad es el Ayuntamiento de Viena y el Burgtheater justo en frente del primero.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aprovechando la buena mañana, nos dimos un paseo por todas las calles típicas del centro hasta llegar a Stephansplatz, la plaza de la imponente Catedral de San Esteban, dónde nos empezó a diluviar y tuvimos que refugiarnos en los soportales de la plaza. Al caer la tarde y tras pasar un rato en el metro y algún que otro tranvía esperando a que dejase de llover, llegamos Karlsplatz para poder ver la Iglesia de San Carlos Borromeo, la vista de esta iglesia es impresionante, con un pequeño lago, en el cual se ve reflejada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Es una ciudad de arquitectura clásica, entre todos sus edificios se debe mencionar la Opera de Viena. Pero entre  sus líneas clásicas de aspectos uniformes, destacan el barrio de Hundertwasserhaus que con sus curvas y sus colores dan la nota alegre a la ciudad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Viena destaca por sus numerosos museos y, por supuesto, por sus tres palacios: el ya comentado de Hofburg, el Palacio Belvedere y el Palacio de Schönbrunn. Son construcciones que impresionan por su tamaño y por la belleza de sus jardines.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hasta aquí Viena,  como dice el amigo R4cc00n…. to be continued…

Anuncios
comentarios
  1. r4cc00n dice:

    Échale un vistazo a ésto: http://ciudadblogger.com/2009/05/protege-tus-imagenes.html

    Quizás los haga la próxima vez…….pero desde luego ponerme ahora ha reorganizar todas las fotos…….NI DE COÑA

    Nos vemos!

  2. r4cc00n dice:

    O sea, que ahora tb filtráis los comentarios???

    Qué rastreros………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s