Budapest

Publicado: 19 abril, 2011 en Jaime

Hace un tiempo que teníamos en mente poder visitar la ciudad de Budapest, todos nuestros compañeros que habían pasado por allí, nos la recomendaban: “tenéis que ir, es alucinante”. Así que empezamos a planificar el viaje, sin fecha de vuelta, ya que queríamos visitar alguna que otra ciudad más.

El día 7 de abril y partiendo desde el aeropuerto de Târgu Mureş, para ir a Budapest es el más barato de Rumanía, y en una horita nos plantamos en Hungría. Al llegar al aeropuerto, notas que poco tiene que ver con Rumanía, es una ciudad más europea por así decir. Tras coger un autobús, que te lleva a la parada de metro y llegar a nuestro hostal, empezamos a andar por la ciudad y la verdad que te encuentras con edificios que impresionan.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras dar un paseo por la ciudad en torno a la calle peatonal Váci Utca, una de las más importantes de la ciudad y paralela al río Danubio, para llegar en torno a la puesta de sol al Puente Széchenyi , o simplemente Puente de las Cadenas, quizá el más emblemático de la ciudad. Desde el cual se puede observar el Castillo de Buda y el Bastión de los Pescadores, al otro lado del río.

Continuamos el paseo, hasta toparnos con la Basílica de San Esteban, un edificio religioso inmenso y que con sus dos torres constituye uno de los puntos más altos de la ciudad de Budapest. En nuestra vuelta hacia el hostal, nos sorprendió encontrarnos con una plaza abarrotada de gente bebiendo en la calle,  algo que nos recordó en cierta manera a España.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Al día siguiente decidimos subir a la ciudadela, donde se consiguen unas vistas impresionantes de toda la ciudad., pero a nuestro paso por el mercado paramos para comer el típico Langos húngaro, una especie de masa de pan frito, al que le puedes añadir cualquier cosa.

Cuando bajamos de la ciudadela, volvimos a subir por un funicular en dirección al Castillo de Buda, donde se consiguen unas impresionantes vistas del Puente de las Cadenas con el Parlamento al fondo. El Parlamento de Budapest, aunque más pequeño que el de Bucarest, es otro de los edificios públicos más grandes. A continuación de ver el Palacio de Buda, fuimos hacia el Bastión de los Pescadores, un monumento en honor a los pescadores que defendieron esa parte de la ciudad en la Edad Media. Al caer la tarde fuimos a ver el túnel del Castillo de Buda, una de las supuestas maravillas subterráneas del mundo, aunque en mi opinión, deja mucho que desear.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La parte de ocio en la ciudad de Budapest es variada, puedes optar por un día relajante en uno de sus balnearios-spa, pasar un divertido día en su parque de atracciones “Vidampark” o ir a tomar algo en uno de sus numerosos pubs. Destacando sobretodos estos, el famoso “Pub Szimpla” una casa antigua reconvertida en un local con una decoración impresionante y buena música.

Aquí no acabó nuestro viaje, próximamente el resto.

Anuncios
comentarios
  1. r4cc00n dice:

    be continue….

    Y os metíais conmigo cuando hice la promo de Miercurea….XDXD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s